06 abril 2007

The Sandman. El hombre de arena.

Homenaje a Sandman aquel personaje que vertía arena sobre los ojos de los niños provocando los sueños (recordar la popular canción). La presencia de legañas a la mañana siguiente era la prueba de que Sandman había estado esa noche en la habitación.
Hans Christian Andersen, en su cuento Ole Lukøje, previene que según haya sido el comportamiento del niño así será el sueño proporcionado por Sandman. Pero E.T.A. Hoffmann fue quien ofreció la visión más terrorífica del personaje, y es en este relato en el que Paul Berry se basó para hacer este corto:

The Sandman (1991).

4 comentarios:

Rfa. dijo...

Realmente es una historia terrorífica. Pero si tengo que elegir, me quedo con cualquiera de las versiones que incorpore legañas al día siguiente. No se trata de que no me gusten los fantasmas; simplemente prefiero pensar que, si me hacen algo mientras duermo, a la mañana siguiente puedo lavarme en el cuarto de baño. Y tan pancho.

Alfil dijo...

Jajajaja. Ya sabes, sólo tienes que quedarte dormido, y no abrir los ojos en la noche.

Mr. Sandman dijo...

Pues a mí me parece una historia tierna: el pobre monstruo narizón que tiene que alimentar a sus crías con ojos de niño. En el fondo es la historia de un un incomprendido :P.

Claro que yo no soy totalmente imparcial.

Alfil dijo...

Sabía que te pondrías de su parte. Felicidades Mr. Sandman.